Las dos almas

A Antonio Carlos que, pese a
tener un millón de cosas mejores
que hacer, me lee desde China

Una parte de mi sería feliz en un encierro monacal en cualquier casucha de una callejuela toledana apartada, rodeado de libros y dedicado a una actividad contemplativa-especulativa , solo interrumpida, si acaso, por el vertido al resto de la humanidad de uno de estos prescindibles ‘post’ con los que me permito atormentarla.

Aunque, a buen seguro, el estruendo atronador del silencio solo me colmaría de lunes a viernes y sería avizorar el fin de semana y abandonar el ascetismo para asirme al mantra de “tuyo es noche oscura mi corazón de niebla” de Eliodoro Puche. Maná noctívago que no necesariamente ingeriría en noches toledanas, aunque tampoco preciso de Ibizas, me basta cualquier ciudad del sur, que se suelen diferenciar de las demás en que las mujeres de ojos grandes hacen todo lo posible para que percibas su magnitud.

Me pongo a pensar en mi guarida toledana y en mis vagabundeos de perro andaluz durante los fines de semana y descubro un antídoto y un blindaje contra la angustia y la zozobra tan caras a estos tiempos de mierda, por que a fin de cuentas, las acometidas del Apocalipsis no son nada si eres capaz de oponerle dos almas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: