La resaca

A la resaca se la alude mucho pero se la disecciona poco, lo cual sorprende sobre todo por que no somos pocos sus cortejadores, y como buen agujero negro detenta una potente capacidad de absorción de imposible sustracción, como es bien conocido por los empachados de paladear sus hieles.

El abrazo a la borrachera para no incurrir en la barbarie, ya que “estar sobrio es propio de salvajes” como ya dijo el sabio andalusí Ibn Jafaya, acarrea un peaje bajo la forma de un castigo de magnitud veterotestamentaria que hace buena aquella máxima calvinista de “pagarás con dolor cualquier pequeño momento de felicidad”, que quiere tatuarnos la Merkel en el culo. Estrago que ya se percibe en cuanto despiertas a la mañana siguiente y abres un ojo(el otro se suele quedar un buen rato cucado), y te aguarda durante todo el día una suerte de Guantánamo vital de inactividad y postración, que se puede ver exponencialmente incrementada por contingencias como, por ejemplo, el redoble de tambor de un sobrino de dos años artillado con diez horas de sueño.

Como toda condena, la resaca tiene diversos grados y agravantes, sobre todo si te has fumado un millón de pitos que a la mañana siguiente minarán tu capacidad de respirar e igualarán la textura de tus encías con la de un chicle. Ya si en la noche oscura a la que te entregaste han actuado fríos como los que nos acechan, el martirio de San Sebastián es poco comparado a lo que experimentas al despertar, pero que le vamos a hacer, de algo se tendrán que alimentar los bares nocturnos en invierno, aunque sea de la falta de amor.

Además de todos estos defectos este ogro de la resaca es fatalista y suele coincidir justo la mañana resacosa con periódicos interesantes que no podrás leer y si se te ocurre salir a comprar algo para comer cuando vuelvas a casa hecho una piltrafa con tú tonti-pizza seguro que coincides con alguna ex resplandeciente con su nuevo churro. Eso es así, quién lo probó lo sabe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: