Primavera

Para Elia y Noelia
esplendorosa antítesis

Todos los años esperando como un infeliz a que llegue la Primavera y cuando viene acabo siempre medio noqueado por la astenia, una torrija de apatía que me zombifica durante varios días, aunque sin el asalto de alergias, que no siempre vamos a pintar el cuadro con los trazos del martirio.

La irrupción de las primeras calorinas inaugura una estación que con suerte dura seis meses, solapándose con lo que por ahí llaman verano, y que podríamos denominar Primaverato. Tiranía que no deja de suscitar algún “vivan las cadenas” entre los que tienen el (Alfredo)landismo más a flor de piel por aquello de los aligeramientos de ropa ajenos. Euforias que uno no siempre está dispuesto a suscribir por preservar una quebradiza paz interior, y por no cuestionar la máxima aquella de “en mi hambre mando yo” con que los hidalgos afrontaban las privaciones. Además, como portador de cierto desgarbo, se entiende que no pueda obviar el reverso tenebroso de la cuestión.

En los albores de la Primavera el tiempo se acompasa con los vuelcos de algún corazón adolescente haciendo de cada día una moneda al aire, no resultando raro que en alguna fiesta de bienvenida primaveral se acabe pasando más frío que en todo el invierno, aunque en esto los fumadores estemos más inmunizados por los pitos ingeridos en la puerta de los bares al amor del relente invernal. Peor es la proliferación a traición de ventoleras poco fuste que queman la sangre, aturden la cabeza y resecan las lentillas.

Pero lo que ya resulta de metabolización más difícil, por su reiteración, son la murga y los brindis literales al sol de los militantes de la murcianía, cuya exaltación de esta tierra de promisión siempre tiene las mismas ideas fuerza de “Murcia que hermosa eres-Plaza de las Flores-cerveza-el mencionado astro rey”, son como aquellas canciones de verano bisbaleras que ya sabemos que aglutinarán “noche-cintura-magia-latino”. Con todo, igual me veis compartiendo barra con los hipermurcianistas y bailando músicas cantinfleras. También dicen que la coherencia absoluta es otra forma de esquizofrenia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: