La frase del año

El mundo no se acaba pero el 2012 sí, de manera que ya tenemos servidas hasta el hartazgo las tradicionales recapitulaciones, balances y misceláneas de todo tipo de noticias, fotos, canciones y vídeos – considerados impactantes o memorables, algunos de ellos incluso tenidos por graciosos- Nosotros no vamos a renunciar a aportar nuestra pequeña porción de murga, y desde nuestra vocación palabrista trataremos de seleccionar pretenciosamente la frase del año. Algo que haremos, como no podía ser menos, de forma totalmente arbitraria y caprichosa.

En el ámbito de las frases públicas y notorias, no estaría mal elegir por toda la deriva neroniana que compendia aquella que le dirigió Juan Luís Cebrián, consejero delegado de Prisa, al comité de empresa de El País para justificar el ERE que iba a echar a un tercio de los trabajadores. El mandamás se marcó un “no podemos seguir viviendo tan bien”, cuyo atisbo de honestidad al incluirse en los supuestos días de vino y rosas se  disuelve con el cinismo de proferirla después de haberse embolsado el año anterior 13 millones de euros, que según los cálculos de la sección seria de la revista Mongolia venían a equivaler a la totalidad del salario de los periodistas que acabó despidiendo. Desproporción nunca vista y solo concebida por adelantados a su tiempo como Miguel Espinosa, al comparar lo que podían ingerir miles de becarillos en comparación con un enmucetado, por no hablar con respecto a un mandarín.

Siguiendo con frases de hacer regurgitar la bilis hasta el mismísimo cielo de la boca, (sin entrar en tremedales como el “que se jodan”), no estuvo mal aquella de la delegada del Gobierno en Madrid de que había que “modular el derecho de manifestación”, y ella moduladora inmodulada, moduló con el ejemplo, dejando en 35.000 personas la asistencia  a la gran manifestación que clausuró en Madrid la última huelga general. Exactamente las mismas que habrían concurrido en Oviedo, según la Delegación del Gobierno de allí. Contradicciones en torno a la huelga, aunque de otro género, que servirían al gran @masaenfurecida  para legar otro tuit/frase paródico merecedor, por mejores méritos, de figurar en nuestro escalafón: “la huelga fue un desastre económico tremendo y las calles ardían, pero no la siguió nadie y el día transcurrió en completa normalidad”. Aún tiene otra mejor al hilo de unos disturbios en Barcelona y la consiguiente petición de tremebundas medidas drásticas por parte de podéis imaginar quienes, frenesí casi guerracivilista  que satirizó con un “bombardeemos Barcelona para evitar que la quemen”.

Si hiciésemos una concesión a frases en beneficio de románticos, no necesariamente por amor, habría que recoger una que tuvo la forma de grito colectivo. El que profirió La Demencia, la hinchada de Estudiantes, un equipo de de instituto que había conseguido permanecer décadas en la élite del baloncesto hasta su aparente descenso en junio. Mal trago que fue conjurado por los aficionados tras el partido fatídico que los condenaba, con la máxima rebosante de orgullo coreada a pleno pulmón de “somos un equipo de patio de colegio”.

Con todo, a la hora de decantarme por la frase del año, cumpliendo la amenaza me voy a permitir el nepotismo de escoger la que pronunció un amigo mío, P. Para entender todo su calado hay que situarla en su contexto, por lo que habría que retrotraerse a una noche de verano, en la que M y S nos habían invitado a su casa para ver el España-Francia de la Eurocopa. Cena opípara, piscina (hinchable y pequeña pero piscina) y mojitos. Triunfo de la selección, amigos, risas, que avanzando la noche irían desembocando en fiesta y desparrame, Y en estas que  P, que había estado toda la noche regalado y servido sin mover los cojonazos de su silla, haciéndose el interesantón a cuenta de un rollete de la noche anterior, sale de su abstracción para con todo el cuajo del mundo pronunciar de manera lánguida palabras que sólo podían venir insufladas por un alma sencilla y sufrida como la suya: “que poco necesitamos para estar a gusto”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: